Economía y Negocios
Tendencia

Estándares de integridad corporativa: Tendencias y desafíos

Los estándares de integridad corporativa aumentan, pero los vientos en contra aún son fuertes, según el informe de Integridad Global 2024 de EY.

  • El último Informe de Integridad Global de EY muestra que el 49% cree que los estándares de integridad corporativa han mejorado en los últimos dos años.

  • Los principales impulsores del aumento de los estándares incluyen una mejor dirección por parte de la gerencia (61%) y cambios o presiones regulatorias (48%)

  • La combinación de factores internos y externos –incluidas las condiciones macroeconómicas y las amenazas geopolíticas– significa que la presión sobre las normas sigue siendo aguda; El 50% dice que sus organizaciones luchan por mantener los estándares de integridad en condiciones de mercado difíciles.


EYNG, 06/06/2024. Los estándares de integridad corporativa en empresas de todo el mundo parecen estar aumentando, impulsados ​​por una mejor orientación de la gerencia y una regulación más sólida. Sin embargo, las importantes presiones internas y externas sobre el comportamiento de los empleados siguen siendo fuertes. Ello, según el Informe de Integridad Global EY 2024 , «¿Cómo puede sobrevivir la confianza sin integridad?».

La encuesta, que analiza las opiniones de 5.464 empleados y miembros de la junta directiva en 53 países y territorios, revela que casi la mitad de los encuestados (49%) cree que los estándares de integridad dentro de sus organizaciones han mejorado en los últimos dos años; y que la mayoría (90%) confía en que sus colegas respetan las leyes, códigos de conducta y regulaciones de la industria pertinentes.

Los principales impulsores de esta tendencia incluyen una mayor dirección por parte de la gerencia (61%); regulación y presión más estrictas por parte de los reguladores y las autoridades (48%); demanda de clientes (37%), público en general (33%) y accionistas (26%); y presión de los empleados (22%).

Presiones sobre los estándares de integridad 

A pesar de estas mejoras, la mitad de los encuestados (50%) admite que es un desafío para sus organizaciones mantener estándares de integridad en condiciones de mercado difíciles.

Así, casi un tercio (30%) dice que el entorno macroeconómico actual presenta la mayor presión externa sobre los empleados para que violen las normas de integridad; y más de una cuarta parte (28%) dice que la mayor amenaza interna proviene de que los empleados no comprenden las reglas que rigen la conducta.

Otras presiones externas sobre la conducta planteadas por los encuestados incluyen amenazas cibernéticas (26%), crisis relacionadas con la salud (22%), expectativas de desempeño financiero (22%), interrupciones en la cadena de suministro (21%) y amenazas geopolíticas (15%).

Los factores internos citados van desde la alta rotación de empleados (26%) y la falta de recursos (25%) hasta la presión de la dirección (24%) y el fracaso de los procesos o controles financieros (20%).

La encuesta también muestra que terceros están involucrados en más de dos tercios (68%) de las infracciones de cumplimiento importantes y fraudes importantes.

Brecha de comunicaciones

La encuesta destaca una brecha significativa cuando se trata de comunicar la importancia de actuar con integridad. Más de la mitad de los miembros de la junta directiva (56%) y de la alta dirección (53%) encuestados dicen que escuchan con frecuencia a los líderes enfatizar la importancia de la conducta ética. Sin embargo, esto se reduce a sólo un tercio (33%) para los empleados de niveles más junior.


«La encuesta arroja señales claras de que los estándares de integridad están aumentando, a medida que una mejor gestión, los factores regulatorios y la demanda de los clientes dejan su huella. También está claro que los empleados confían en gran medida en que sus colegas respetan las reglas. Pero no se puede ocultar el hecho de que persisten presiones tanto internas como externas sobre estos estándares (desde agitaciones económicas y amenazas cibernéticas hasta cambios regulatorios) y las empresas que ignoran estas presiones lo hacen bajo su propio riesgo».

«Los altos estándares de integridad son una moneda vital para las organizaciones en el escenario global –sobre todo porque tienen una enorme influencia en el grado de confianza en las empresas– pero sólo pueden mantenerse si los altos directivos los respetan, predican con el ejemplo y comunican su importancia de manera efectiva. El enfoque de «haz lo que digo, no lo que hago» ha sido una tendencia persistente en los últimos años, y también parece haber una tendencia, confirmada en esta encuesta, a que la alta dirección ponga más énfasis en comunicar la importancia de las normas éticas. estándares con la gerencia que con otros empleados. Todo esto puede tener consecuencias perjudiciales, sobre todo en la forma en que los empleados más jóvenes deciden actuar». 

Andrew Gordon, líder global de servicios forenses y de integridad de EY


Diferentes estándares de integridad

La encuesta también destaca una percepción generalizada de que los estándares de integridad en las organizaciones pueden variar según el rango, y que a los empleados de alto nivel a menudo se les otorga mayor indulgencia. Casi un tercio de los encuestados (31%) dice que se tolera el comportamiento poco ético cuando los involucrados son personas de alto nivel o de alto desempeño.

También encuentra que es mucho más probable que los miembros de la junta directiva hayan tenido preocupaciones sobre posibles malas conductas que no informaron a través de un canal de denuncia (43% en comparación con el 19% de los miembros más jóvenes de la fuerza laboral).

Crear una cultura eficaz de “hablar alto”

Asimismo, la encuesta sugiere que las organizaciones deben hacer más para crear una cultura segura de «denunciar» a los empleados que identifican irregularidades. Si bien el número de organizaciones sin una línea directa de denuncia de irregularidades se ha reducido a la mitad desde 2022, más de la mitad de los encuestados (54%) que han utilizado una dicen que se enfrentaron a presiones para no hacerlo.

Los altos directivos también tienden a sobreestimar el progreso que han logrado para crear una cultura positiva de «hablar alto» en sus empresas. Mientras que el 40% de los miembros de la junta directiva encuestados dicen que se ha vuelto más fácil para los empleados informar sus inquietudes, sólo el 26% de los empleados encuestados está de acuerdo. De manera similar, el 33% de los miembros de la junta directiva encuestados cree que los denunciantes dentro de su organización ahora tienen más protección, en comparación con sólo el 14% de los empleados.

«La introducción de leyes de protección de los denunciantes, avances en la tecnología de las comunicaciones y una mayor conciencia sobre la importancia de denunciar malas conductas significa que las organizaciones ahora tienen mejores herramientas para apoyar a los empleados que necesitan expresar sus inquietudes. Sin embargo, las corporaciones deben esforzarse por crear una cultura de expresión que funcione en la práctica, no sólo en teoría. Se debe hacer que las personas se sientan seguras y también deben saber que se actuará sobre sus inquietudes, sin ninguna consecuencia», puntualizó Andrew Gordon.

Para leer el Informe de Integridad Global EY 2024, haga clic aquí .


Lea más…

¿Cuál es el rol del Comité de Auditoría en los directorios?

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba