Economía y Negocios
Tendencia

América Latina: Cambios demográficos podrían socavar el crecimiento

El FMI advierte que, a medida que la población de la región envejece, impulsar la participación en la fuerza laboral y la productividad será clave para contribuir al crecimiento económico y elevar los niveles de vida.

EYNG, 28/05/2024. La fuerza laboral de América Latina creció casi un 50% en las dos décadas previas a la pandemia, lo que ayudó a impulsar el crecimiento económico. No obstante, ahora las tendencias demográficas están cambiando y probablemente afectarán el crecimiento en los próximos años, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Esperamos que el crecimiento en América Latina promedie alrededor del 2% anual en los próximos cinco años, por debajo de su ya bajo promedio histórico. Estas proyecciones también son considerablemente más débiles que las de otras economías de mercados emergentes de Europa y Asia, que también se espera que se desaceleren, pero aún así crezcan un 3% y un 6% anual, respectivamente», señalaron Gustavo Adler y Rodrigo Valdés, jefe y director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, respectivamente, en un artículo publicado en la página web del organismo.

«Esta perspectiva más débil refleja en parte los desafíos de larga data de baja inversión y lento crecimiento de la productividad. El desafío adicional esta vez es que la demografía está cambiando y la fuerza laboral no crecerá tan rápido como antes», explicaron.

Cambiando la demografía

Según el FMI, el crecimiento de la población en América Latina seguirá desacelerándose, cayendo de alrededor del 1% anual en las dos décadas anteriores a la pandemia a alrededor del 0,6% anual en los próximos cinco años. No obstante, señala que esto no es necesariamente una mala noticia, ya que una población en crecimiento no significa automáticamente un aumento del ingreso per cápita, la medida más relevante de bienestar.

«Aunque una mayor población significa una mayor fuerza laboral y producción agregada, también significa un mayor número de personas entre las cuales  se comparte la producción. Aún así, hacer crecer la economía a través de una población más grande puede ayudar de otras maneras, incluso aumentando los ingresos para pagar los altos niveles de deuda», señalan Adler y Valdés.

FMI, economía, crecimiento económico, demografía, participación laboral, productividad, América Latina, desarrollo económico, desafíos económicos, estrategias empresariales,
Fuente de debilidad. El crecimiento más lento de la fuerza laboral podría pesar sobre la economía en América Latina.

Añaden que, más importante aún, el dividendo demográfico se está desvaneciendo a medida que la población de la región envejece y la proporción de la población en edad de trabajar está alcanzando su punto máximo. Esto significa que la proporción de la población capaz de generar ingresos dejará de crecer. “Se trata de un cambio importante, ya que esta proporción había ido creciendo hasta ahora, lo que permitió que la fuerza laboral creciera un 0,5% anual desde 2000. Por el contrario, no esperamos ningún crecimiento en la proporción de la población en edad de trabajar durante los próximos cinco años, en promedio”, resaltan los funcionarios del FMI.

Impulsar la participación

En ese sentido, afirman que, para mantener en funcionamiento el motor de la fuerza laboral será necesario impulsar la participación de la fuerza laboral. Y se espera que algo de esto suceda, ya que se prevé que la proporción de solicitantes de empleo en edad de trabajar siga aumentando.

Pero, para que esto se convierta en realidad, el FMI advierte que será clave integrar aún más a las mujeres en la fuerza laboral. Por lo pronto, su participación sigue siendo baja: sólo el 52% de las mujeres en edad de trabajar, lo hacen; en comparación con el 75% de los hombres.

FMI, economía, crecimiento económico, demografía, participación laboral, productividad, América Latina, desarrollo económico, desafíos económicos, estrategias empresariales,
Cambios demográficos. La proporción de población en edad de trabajar está alcanzando su punto máximo, mientras que la tasa de participación continúa aumentando en América Latina.

«Las políticas pueden ayudar. Ampliar los programas de cuidado infantil y brindar más capacitación a las mujeres puede ayudar a aumentar la participación femenina, como hemos discutido en informes nacionales recientes, incluidos Brasil  y México. Garantizar que los impuestos a los hogares no desalienten a los trabajadores secundarios del hogar y eliminar los beneficios asimétricos de cuidado infantil y licencia parental entre hombres y mujeres, que en última instancia desalientan la contratación de mujeres o afectan su salario, también pueden ayudar a incorporar más mujeres a la fuerza laboral», señala al respecto el informe.

Añaden que los países también pueden aumentar su fuerza laboral brindando oportunidades de capacitación vocacional, elevando la edad de jubilación, eliminando los desincentivos para trabajar después de la jubilación y adoptando políticas que faciliten el empleo de los trabajadores de mayor edad.

La lucha contra la delincuencia, un factor importante detrás de la salida de migrantes en algunas partes de la región, también debería estar en la agenda.

Hay que aumentar la productividad laboral en América Latina

Pero también, a medida que la demografía se vuelve menos favorable, el FMI destaca que los países tendrán que esforzarse más en aumentar el crecimiento de la productividad laboral , abordando la mala gobernanza y  las regulaciones comerciales estrictas, que limitan el crecimiento de las empresas y las ganancias de productividad asociadas . Esto ayudará, afirma, a elevar los niveles de vida incluso en medio de vientos demográficos en contra.

«Los muchos años de arduo trabajo de América Latina para fortalecer los marcos macroeconómicos han dado sus frutos. Los países sortearon con éxito las dos últimas grandes recesiones económicas mundiales y evitaron una dolorosa repetición de crisis pasadas. Ahora deben aprovechar esta resiliencia para centrarse en impulsar el crecimiento potencial, un desafío persistente que aumenta a medida que cambia la suerte demográfica», puntualizan los expertos del FMI.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba