Economía y Negocios
Tendencia

Tasa de desempleo mundial aumentará en 2024

El desempleo y la brecha de empleo han caído por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, pero el desempleo mundial aumentará en 2024, y el aumento de las desigualdades y el estancamiento de la productividad son motivos de preocupación, según el informe de la OIT Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2024.

  • La OIT prevé que, en 2024, dos millones de trabajadores más busquen empleo, lo que elevaría la tasa de desempleo mundial del 5,1% en 2023 al 5,2%. 

EYNG, 10/01/2024. El informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2024  (WESO Trends) de la OIT concluye que, tanto la tasa de desempleo como la tasa de brecha de empleo –que es el número de personas sin empleo que están interesadas en encontrar un puesto de trabajo–, han caído por debajo de los niveles anteriores a la pandemia. La tasa de desempleo mundial en 2023 se situó en el 5,1%, lo que supone una modesta mejora con respecto a 2022, cuando se situó en el 5,3%. A su vez, la brecha de empleo mundial y las tasas de participación en el mercado laboral también mejoraron en 2023.

No obstante, por debajo de estas cifras empieza a aflorar una fragilidad, según el informe. Se prevé que tanto las perspectivas del mercado laboral como el desempleo mundial empeoren. En 2024 se espera que dos millones de trabajadores más busquen empleo, lo que elevaría la tasa de desempleo mundial del 5,1% en 2023 al 5,2%. Asimismo, desvela que los ingresos disponibles han disminuido en la mayoría de los países del G20 y, en general, la erosión de los niveles de vida resultante de la inflación «no es probable que se compense rápidamente».

Desempleo: Diferencias entre los países de renta alta y baja

Además, la OIT resalta que persisten importantes diferencias entre los países de renta alta y baja. Así, mientras que la tasa de brecha de empleo en 2023 era del 8,2% en los países de renta alta, se situaba en el 20,5% en el grupo de renta baja. Del mismo modo, mientras que la tasa de desempleo en 2023 se mantuvo en el 4,5% en los países de renta alta, fue del 5,7% en los países de renta baja.

Además, el informe de la OIT advierte que es probable que persista la pobreza de los trabajadores. Y es que, a pesar de disminuir rápidamente después de 2020, el número de trabajadores en situación de pobreza extrema (que ganan menos de 2,15 dólares por persona y día en términos de paridad del poder adquisitivo) aumentó en cerca de un millón en 2023; mientras que el número de trabajadores en situación de pobreza moderada (que ganan menos de 3,65 dólares por persona y día en términos de paridad del poder adquisitivo) aumentó en 8,4 millones en 2023.

La desigualdad de ingresos también ha aumentado, advierte el estudio, y añade que la erosión de la renta real disponible «es un mal presagio para la demanda agregada y una recuperación económica más sostenida».

«Se espera que las tasas de trabajo informal permanezcan estáticas, representando alrededor del 58% de la mano de obra mundial en 2024», resalta la OIT.

Desequilibrios del mercado laboral

Asimismo, el retorno a las tasas de participación en el mercado laboral anteriores a la pandemia ha variado entre los distintos grupos. La participación de las mujeres se ha recuperado rápidamente, pero aún persiste una notable brecha de género, especialmente en las naciones emergentes y en desarrollo.

Por su parte, las tasas de desempleo juvenil siguen planteando un reto. La tasa de personas definidas como NEET (por sus siglas en inglés, es decir: que no estudian ni trabajan ni reciben formación ) sigue siendo alta, especialmente entre las mujeres jóvenes, lo que plantea retos para las perspectivas de empleo a largo plazo.

El informe también constata que las personas que se han reincorporado al mercado laboral tras la pandemia tienden a no trabajar el mismo número de horas que antes, mientras que el número de días de baja por enfermedad ha aumentado significativamente.


Lea más:

América Latina: Economía se recuperará gradualmente en 2024 y 2025


Ralentización del crecimiento de la productividad

Tras un breve impulso pospandémico, la productividad laboral ha vuelto al bajo nivel de la década anterior. El informe también señala que, a pesar de los avances tecnológicos y el aumento de la inversión, el crecimiento de la productividad ha seguido ralentizándose. Una de las razones es que se han destinado importantes cantidades de inversión a sectores menos productivos, como los servicios y la construcción.

Otros obstáculos son la escasez de mano de obra cualificada y el dominio de los grandes monopolios digitales, que impide una adopción más rápida de la tecnología, especialmente en los países en desarrollo y en sectores con predominio de empresas de baja productividad.

Desempleo: Perspectivas inciertas

«Este informe mira más allá de las cifras principales del mercado laboral y lo que revela debe ser motivo de gran preocupación. Empieza a parecer que estos desequilibrios no son simplemente parte de la recuperación pandémica, sino estructurales», advierte el director general de la OIT, Gilbert F. Houngbo.

«Los problemas de mano de obra que detecta suponen una amenaza tanto para los medios de vida individuales como para las empresas, y es esencial que los abordemos con eficacia y rapidez. El descenso del nivel de vida y la escasa productividad, combinados con una inflación persistente, crean las condiciones para una mayor desigualdad y socavan los esfuerzos por alcanzar la justicia social. Y sin una mayor justicia social nunca tendremos una recuperación sostenible», puntualizó.


Lea más:

Economía mundial se desacelerará por tercer año consecutivo en 2024

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba