Economía y Negocios
Tendencia

América Latina: Economía se recuperará gradualmente en 2024 y 2025

El Banco Mundial proyecta que la economía peruana se recupere de una contracción en 2023, creciendo 2,5% en 2024 y 2,3% en 2025, respaldado por un aumento en la producción minera.

EYNG, 09/01/2024. La economía de América Latina y el Caribe crecerá 2,3% en 2024 y 2,5% en 2025, lo que supone una recuperación gradual, según  la edición más reciente del informe Perspectivas económicas mundiales del Banco Mundial.

“Aunque los efectos persistentes del endurecimiento monetario anterior seguirán influyendo en el crecimiento a corto plazo, se espera que su impacto disminuya. A medida que la inflación se desacelera, se espera que los bancos centrales reduzcan las tasas de interés, aliviando los obstáculos para el crecimiento de la inversión”, señala el estudio.

Economía de América Latina: ¿Cómo le fue en 2023?

En 2023, la economía de América Latina y el Caribe experimentó una significativa desaceleración, creciendo solo 2,2%. Esta desaceleración tuvo lugar en un contexto de inflación elevada y condiciones monetarias ajustadas, débil comercio global y eventos climáticos adversos.

A pesar de estos desafíos, el Banco Mundial destaca el crecimiento en Brasil y México, pues superó las previsiones. El rendimiento positivo de Brasil fue impulsado por una producción agrícola mejor de lo esperado, un consumo privado robusto y el aumento de las exportaciones en los primeros tres trimestres del año. De manera similar, México experimentó un crecimiento más fuerte de lo proyectado tanto en el consumo privado como en la inversión.

Proyecciones por países para 2024 y 2025

Las proyecciones específicas por país son mixtas. Para Brasil, se anticipa que el crecimiento se desacelerará en 2024 al 1,5%, pero se pronostica una recuperación al 2,2 por ciento en 2025, respaldada por la disminución de la inflación y las tasas de interés. Mientras tanto, se prevé que el crecimiento de México se reduzca al 2,6% en 2024 y al 2,1% en 2025, influenciado por la disminución de la inflación y una demanda externa más débil.

Por otro lado, se proyecta que la economía de Argentina repunte, expandiéndose 2,7% en 2024 y 3,2% en 2025, tras la sequía en 2023. Asimismo, se espera que la trayectoria de crecimiento de Colombia se fortalezca del 1,2% en 2023 al 1,8% en 2024 y al 3% en 2025.

A su vez, el crecimiento en Chile se pronostica en 1,8% en 2024, para luego acelerarse al 2,3% en 2025; mientras que en el caso de Perú, se proyecta que se recupere de una contracción en 2023, creciendo 2,5% en 2024 y 2,3% en 2025, respaldado por un aumento en la producción minera.

Excluyendo a Guyana, que experimenta un auge de recursos, se espera que las economías del Caribe crezcan 4,1% en 2024 y 3,9% en 2025, en parte debido a la expansión continua del sector turístico.

Para América Central, se prevé un crecimiento constante, con tasas del 3,7% en 2024 y del 3,8% en 2025. Este panorama cuenta con el respaldo de un aumento moderado en las remesas, especialmente en 2024.

América Latina: Economía se recuperará gradualmente en 2024 y 2025, América Latina, Crecimiento Económico, Proyecciones 2024, Estrategias de Inversión, Banco Mundial, Desafíos Regionales, Resiliencia Económica, Perspectivas a Largo Plazo, Riesgos Globales, Estrategias Financieras

Economía de América Latina: Perspectivas a largo plazo

El reporte del Banco Mundial estima que, a largo plazo, la región enfrenta desafíos persistentes. Ello, debido a que el potencial de crecimiento económico está disminuyendo debido a una desaceleración en la productividad total de los factores y al envejecimiento de la población.

Riesgos para el crecimiento

El reporte advierte que la modesta expansión regional proyectada se puede ver afectada por riesgos. En ese sentido, señala que las tensiones geopolíticas en aumento, especialmente en el Medio Oriente, podrían perturbar los mercados energéticos y provocar un aumento en los precios del petróleo. Añade que los eventos climáticos extremos, intensificados por el cambio climático, presentan riesgos adicionales, especialmente para sectores sensibles al clima como la agricultura, la energía y la pesca.

Asimismo, destaca que factores externos y tendencias globales también contribuyen al panorama de riesgos. “La inflación central persistente en las economías avanzadas podría ir acompañada de tasas de interés globales persistentemente altas, limitando las políticas monetarias y fiscales en la región. Además, una desaceleración más pronunciada de lo esperado en el crecimiento de China podría tener notables repercusiones en la demanda externa, afectando las exportaciones de productos básicos de la región”, puntualizó.


Leer más…

Economía mundial se desacelerará por tercer año consecutivo en 2024

Economía de América Latina y el Caribe crecerá poco en 2024

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba