Sustentabilidad

¿Cómo se calcula la huella de carbono Perú?

Fanny Valencia, experta de certificaciones de SGS Perú, comenta cómo las empresas pueden determinar su inventario de emisiones.

Huella de Carbono Perú es un reconocimiento oficial que el Ministerio del Ambiente otorga desde noviembre del 2019 a las empresas que gestionan las emisiones de gas efecto invernadero (GEI) en sus operaciones.

Son cuatro los niveles de reconocimiento que plantea Huella de Carbono Perú. El primero es para las empresas que miden su huella de carbono. El segundo, para las que acreditan esta medición a través de una empresa verificadora. El tercero, para las que proponen un plan de reducción de emisiones o de remociones. Y, el cuarto, para las que compran bonos de carbono hasta ser carbono neutro.

“Las empresas, además de atender las particularidades de la legislación nacional, suelen seguir la norma ISO 14064 parte I para calcular las emisiones de GEI y la ISO 14064 parte II en el caso de implementar proyectos para la reducción de éstas o el aumento de remociones”, explica Fanny Valencia, experta en certificaciones de SGS Perú.

Precisamente, Valencia señala que SGS Perú realiza auditorías que verifican que las empresas hayan seguido la referida norma para asegurar que hayan realizado un cálculo adecuado del inventario de emisiones.

“Dichas auditorías son útiles no solo de cara a aplicar a uno de los reconocimientos de Huella de Carbono Perú, sino también para las empresas interesadas en informar de la gestión de su huella de carbono a otros usuarios, como sus casas matrices, organismos multilaterales o los programas ambientales de otros países”, resalta.

Huella de carbono Perú: aspectos a tomar en cuenta

En ese sentido, para realizar dicho cálculo de forma adecuada, Valencia señala que se deben de tomar los siguientes aspectos:

1. Determinar los límites de la organización

La entidad debe describir y definir los límites del estudio, según el usuario previsto. La norma ISO 14064 no exige que se incluyan todas las sedes de la empresa. Sin embargo, para el cálculo de un inventario de emisiones evidentemente deben elegirse las que tengan un impacto ambiental mayor o que sean más representativas para una evaluación de este tipo; además de determinar el tipo de enfoque de la cuantificación a utilizar y los límites temporales.

2. Identificar las fuentes de emisión

El inventario se divide en seis categorías [1], las cuales se suelen generalizar (por ejemplo, en la Greenhouse Gas Protocol, diversos programas nacionales, entre otros) en tres alcances: las emisiones directas de la operación, las emisiones indirectas por electricidad o energía comprada o importada, y otras emisiones indirectas generadas por terceros. Las principales fuente de emisión son la combustión fija (explosivos, generadores, calderos a diesel, hornos, etc.) y la combustión móvil (vehículos).

3. Determinar las fuentes de remoción

Usualmente son actividades de captura de carbono como reforestación o aforestación.

4. Definir la metodología de cálculo y realizar la cuantificación

La referencia principal son las metodologías del Interpanel Climate Change (IPCC – 2019). Para el cálculo, se le asigna un factor tanto a las fuentes de emisión como a las fuentes de remoción. Al final se realiza un cálculo por categorías, se suma y se obtiene el cálculo total. Es importante determinar en forma correcta la data de la actividad de cada fuente de emisión y los factores a usar, según el usuario previsto (cada país tiene sus propias exigencias).

5. Informe

Se realiza una vez que la empresa certificadora verifica que el cálculo haya sido preciso, coherente, transparente, completo (que incluya todas las fuentes de emisión). Es decir, que haya cumplido con todos los principios de la norma ISO 14064-1.

La huella de carbono es un buen punto de partida para que las empresas transiten en la ruta de la sostenibilidad. “Independientemente de sus características, las compañías pueden y deben orientar sus procesos a operaciones más sostenibles”, finalizó la experta.

[1] Según la norma ISO 14064 1 2018, las categorías son: Emisiones y remociones directas de GEI; emisiones indirectas de GEI por energía importada; emisiones indirectas de GEI por transporte; emisiones indirectas de GEI por productos utilizados por la organización; emisiones indirectas de GEI asociadas con el uso de productos de la organización; y emisiones indirectas de GEI por otras fuentes.

EYNG, 18/08/2022
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba