Entrevistas

Michael Roach: «El éxito en los negocios se basa en ayudar a los demás»

EYNG conversó con Michael Roach, quien se convirtió en el primer occidental en ser aceptado en el gran monasterio tibetano de Sera Mey, participará en “BNI SOL”, Gran Encuentro Latinoamericano de Networking Empresarial a realizarse del 3 al 5 de mayo en Urubamba, Cusco. También brindará una charla magistral gratuita el 6 de mayo en Lima.

Michael Roach, autor de El Tallador de Diamantes, libro que se convirtió en un best seller y que ha sido traducido en veinte idiomas, visitará el Perú para participar del evento híbrido denominado “Summit Objetivo Latam 2022”, del 3 al 5 de mayo en Urubamba, Cusco, en el Centro Cultural Vidawasi.

Geshe Michael Roach en la actualidad  es considerado uno de los más grandes maestros en el mundo que ofrece una visión: una combinación única de sabiduría antigua y contemporánea, acerca de la tradición budista tibetana, la cual brinda poderosas estrategias para lograr y conservar el éxito en nuestra vida profesional y personal.

¿Cuál es su definición del éxito y felicidad y que se debe hacer para alcanzarlo, tanto en el aspecto personal como empresarial?

Después de muchos años de experimentación y reflexión sobre el éxito la vida, y tras lograr muchos éxitos importantes, creo que el verdadero éxito es un equilibrio 50/50 de éxito interno y externo. Al alcanzar un gran éxito financiero, casi todos comienzan a usar su dinero para ayudar a las personas menos afortunadas a su alrededor. A medida que ayudamos a los demás, empezamos a sentirnos más y más felices internamente. Esta felicidad nos da una profunda tranquilidad que es muy, muy útil para los negocios inteligentes y exitosos. Entonces ganamos aún más dinero, y luego este ciclo ascendente sigue girando más y más alto.

¿Cuéntenos el camino de su éxito con Andin Diamond Corporation?

Estuve por más 25 años en un monasterio tibetano y fui el primer extranjero en 600 años en mi monasterio en obtener el título de Geshe, o Maestro. Mis maestros me dijeron que si realmente entendí el secreto de la vida, entonces sería fácil comenzar un negocio y generar un gran éxito financiero, y luego usar el dinero para ayudar a las personas menos afortunadas en todo el mundo.

Utilizando los principios de desarrollo interno y externo que aprendí en el monasterio, ayudé a fundar Andin International Diamond Jewelry de Manhattan. Alcanzamos US$ 250 millones en ventas anuales, convirtiéndonos en la compañía joyera de diamantes más grande del mundo. Vendimos la empresa en 2009 al súper inversor Warren Buffett.

Más tarde descubrí que mis maestros en el monasterio estaban tratando de mostrarme que para tener éxito por dentro, también tendría que aprender a tener éxito por fuera y hacer una diferencia en el mundo.

Sus enseñanzas sobre el éxito empresarial se basan en principios universales de la tradición budista tibetana. Coméntenos al respecto, por favor. En el libro Karmic Management, por ejemplo, enseña los principios de la Jardinería Kármica, aplicados a los negocios y proyectos, basados en las enseñanzas herméticas y milenarias del Buda y de los maestros más importantes de la tradición.

Crecí en una familia muy cristiana y fuimos bendecidos con una iglesia fuerte y positiva que tenía grandes sacerdotes. Durante mis años universitarios asistí a la Universidad de Princeton y me enviaron al Himalaya en un proyecto para estudiar la sociedad asiática. Aquí es donde conocí por primera vez a grandes maestros budistas y tuve la oportunidad de aprender lo mejor de las ideas budistas.

Esta combinación de las mejores ideas de dos grandes religiones, y cómo usarlas en los negocios y para ayudar a la sociedad, fue un arma muy, muy poderosa para lograr el éxito y la felicidad. En cierto modo, la “gestión kármica” es la base de ambas creencias: si realmente nos enfocamos en tratar de ayudar a otras personas que nos rodean, nos regresa como un gran éxito externo y una gran felicidad interna.

Usted concibe las acciones de solidaridad con la comunidad como el centro de la vida de la empresa. Afirma que cuanto más se da, más se recibe. No obstante, muchas empresas exitosas predican mucho la importancia de la responsabilidad social, pero lo cierto es que hay estudios que demuestran que hablan mucho y no hacen tanto. ¿Qué podría decirles?

Sé exactamente a lo te estás refiriendo con esta pregunta. Nos toca ver muchas empresas que hablan acerca de ayudar a la sociedad y a los necesitados, pero cuando realmente examinamos el porcentaje de sus ganancias o la cantidad de horas que la alta dirección dedica a estos nobles objetivos, nos damos cuenta de que es casi nada. Es la naturaleza innata de todos los seres humanos, incluyéndome, el pasar la mayor parte de nuestro tiempo y esfuerzo para hacernos felices primero a nosotros mismos y luego preocuparnos por los demás.

Pero, si realmente nos damos cuenta de que el tiempo que dedicamos a ayudar a los demás es lo que nos trae éxito, entonces ya no tenemos que preocuparnos por esta división, esta decisión entre ayudarme a mí o ayudar a los demás. En algún momento de nuestro crecimiento personal durante nuestra vida, ese sentimiento que todos tenemos que necesitamos cuidar de los demás comienza a tener mucho sentido. Es decir, es divertido cuidarme y hacerme exitoso; y el secreto es que, cuanta más atención dediquemos a cuidar a los demás, más éxito regresará a nosotros. No podemos evitarlo aunque quisiéramos.

¿Cómo lograr la armonía dentro de las empresas?

Una vez estaba dando conferencias en Tokio, Japón, y recibí una extraña invitación de la Embajada de Irlanda para dar allí  una charla de negocios a su personal. Mientras daba mi presentación, comencé a notar que había un fuerte sentimiento de competencia entre los ejecutivos más jóvenes de la embajada.

Y, entonces, comencé a hablar sobre este principio kármico de que cuando ayudas a otros a avanzar, automáticamente comienzas a avanzar tu mismo. Más tarde me alegró mucho saber que el ambiente en la embajada había cambiado grandemente. Los jóvenes ejecutivos realmente se ayudaban unos a otros; y como resultado, a muchos de ellos se les ofrecieron altos cargos en otras embajadas en todo el mundo.

Geshe Michael Roach llevó a su compañía Andin International de cero a tener operaciones por US$ 250 millones al año, empresa que luego vendió a Warren Buffett, para constituir luego una ONG, como la cual empezó, un largo camino para transformar la forma como se concibe el éxito a nivel global.

Vivimos tiempos de guerra, de divisionismo, de corrupción y de pérdida de los valores. ¿Cómo cambiar esta situación y virar hacia la solidaridad y desarrollo?

Un perro y un humano pueden sentarse juntos y mirar la forma de un palo y el humano lo ve como un bolígrafo, mientras que el perro lo ve como un juguete para masticar. Ambos tienen razón, ambos pueden usar el palo a su manera.

Podemos pensar del mundo entero como un gran palo. Si dedicamos un poco de tiempo todos los días para ayudar a los demás, entonces hemos plantado semillas en nuestra mente que nos obligarán a ver este mundo como una gran tienda de dulces: literalmente, miles de oportunidades para hacer el bien y tener mucho éxito.

Al mismo tiempo, otra persona que no piensa que ayudar y servir a los demás es importante para el éxito va a plantar semillas de baja calidad en su mente. Mirarán las grandes oportunidades que ve la otra persona y ni siquiera reconocerán una sola.

Cada uno de nosotros hacemos de nuestro mundo lo que es.

El Perú es un país que cuenta con grandes recursos, pero su economía no logra el desarrollo. ¿A qué cree que se deba?

Cuando inicié mi negocio de diamantes en Nueva York, tenía siete dólares en el bolsillo. No tenía nada en absoluto, pero mis maestros me habían dado un sistema de éxito que realmente funciona.

Y aprendí una cosa: si realmente entiendes cómo crear el éxito, puedes hacerlo y lo harás, sin importar los recursos que tengas o no. Los peruanos pueden ser increíblemente exitosos sin recursos; y dado que ya tienen tan grandes recursos, pueden ser exageradamente exitosos. Sólo necesitan usar un sistema de éxito que realmente funcione.

Usted comenzó un experimento en Nueva York, con tres personas, que era un negocio de diamantes, que llegó a tener 10 mil empleados. ¿Cómo hizo eso?

Cuando desarrollamos nuestro negocio de la nada a la compañía de joyería de diamantes más grande del mundo, nos comprometimos ante todo con Una idea: Obtendríamos nuestro éxito no a través de competir con otras compañías, sino ayudándolas a tener éxito también. ¡E incluso a nuestra competencia directa! Oh, fue tan difícil al principio seguir esta filosofía, pero tuvimos la fortaleza de apegarnos a estos ideales y ahora somos súper alegres y súper exitosos financieramente.

¿Cómo ha sido el proceso de rescatar más de seis mil libros milenarios, que están siendo traducidos en distintos idiomas; miles y miles que fueron quemados…?

Durante los últimos años que pasé en la Universidad de Princeton, tuve la oportunidad de conocer a David Packard Jr, hijo de uno de los dos fundadores de Hewlett Packard Computer. Estaba interesado en el griego antiguo y pagó un proyecto para digitalizar más de 2000 años de literatura griega. Vi que existía la posibilidad de hacer lo mismo con los grandes libros de sabiduría de la antigua Asia, y lo convencí de que nos otorgara una subvención para iniciar un centro de captura y digitalización de textos en un campo de refugiados tibetanos.

Ese proyecto ha estado en operación por más de 35 años y hemos digitalizado millones de páginas entrenando y pagando a los refugiados para salvaguardar su propia tradición de sabiduría, que en su mayoría había sido destruida por la guerra. Los libros están disponibles en línea de forma gratuita y estamos traduciendo muchos de ellos a idiomas modernos. Las grandes ideas de estos libros son utilizadas por nuestra empresa, el Diamond Cutter Institute Global (DCIG), para crear estrategias comerciales exitosas que enseñamos a más de 100,000 personas en todo el mundo.

Finalmente, ¿cómo disfrutar del éxito y el dinero; y mantener la cabeza sana, en un planeta tan frívolo, donde generalmente, solo se mira el exterior y no el interior de sus habitantes?

Tuve un gran profesor de yoga en Nueva York que una vez dijo: «Sin dolor, sin ganancia», y luego nos mataba en extenuantes clases de 2 horas. Luego se levantaba y se reía y decía: «Sin dolor, sin ganancia, pero también… sin diversión, sin yoga». Y todos íbamos a un buen restaurante vegetariano para disfrutar de una buena comida y un buen rato juntos.

Y realmente creo que para tener éxito en los negocios, para ganar mucho dinero, necesitamos saber cómo divertirnos con el dinero. Mi idea de una persona de negocios perfecta es alguien que gana una gran cantidad de dinero y compra un auto Tesla muy divertido y luego lo conduce un poco rápido, al banco para hacer grandes donaciones a organizaciones benéficas que ayudan a personas de todo el mundo. ¡La vida es demasiado corta para estar serios todo el tiempo! ¡Y es demasiado corta para ignorar lo que sucede a nuestro alrededor y las personas que necesitan nuestra ayuda placentera!

EYNG, 29/04/2022
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba