ColumnasSustentabilidad
Tendencia

Desarrollo sostenible para un crecimiento rentable

Actualmente el mundo enfrenta grandes desafíos: el cambio climático, la contaminación ambiental, la escasez de recursos y una pandemia como ninguna otra antes vivida. Tras la llegada de la COVID-19 al Perú, el 76% de empresas locales aseguran que aumentó su interés por alcanzar la sostenibilidad, superando al promedio regional de 70.8%, según el estudio “Proyecciones para una reactivación empresarial sostenible en 2021”, elaborado por Centrum PUCP y Avanza Sostenible. Y es que, bajo este panorama, el desarrollo sostenible es el único camino para lograr un crecimiento rentable en las empresas y, sobre todo, a largo plazo.

Sin embargo, la comprensión de la sostenibilidad se basa plenamente en los valores de la empresa, los cuales además de alinearse a los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible, deben formar parte de las pautas de conducta diaria empresarial.

Desarrollo sostenible: Tres pilares fundamentales

Organizaciones de todo el mundo se han visto en la necesidad de replantear la forma en cómo llevan a cabo sus actividades empresariales, para priorizar el bienestar de sus colaboradores y, aunque se ha iniciado este cambio acelerado por la coyuntura, resulta fundamental contemplar 3 pilares para alcanzar la sostenibilidad: el cuidado ambiental, el desarrollo social y el crecimiento económico.

La innovación juega un papel importante en el avance de la gestión sostenible, pues, no solo está presente al desarrollar nuevos productos, sino también en la búsqueda de mejorar las prácticas y cumplir estándares medioambientales. Con la implementación de mecanismos de eficiencia energética en una operación, por ejemplo, se reduce el consumo de energía, disminuyen los costos relacionados y habilita el trabajo remoto del personal a cargo de su control y supervisión.

«Las organizaciones necesitan adaptarse a un consumidor más informado y exigente y que premia con su preferencia a negocios con prácticas responsables con el ambiente y la sociedad»

Por ello, alcanzar la descarbonización y la conservación de recursos no deben ser los únicos objetivos para alcanzar la sostenibilidad, ni tampoco encontrarse aislados. Estos deben estar ligados a buenas prácticas corporativas que permitan promover la seguridad, educación y el bienestar de los colaboradores. Como resultado, las prácticas comerciales estarán basadas en la integridad, la equidad, la transparencia, la flexibilidad, la responsabilidad y especialmente en la confianza.

La sostenibilidad es una cuestión integral, que involucra a toda la estructura organizativa, por lo que todas las estrategias son complementarias y sirven al mismo objetivo. El mundo está cambiando y las organizaciones necesitan adaptarse a esta nueva realidad para satisfacer las demandas de un consumidor, más informado y más exigente cada vez, que premia con su preferencia a negocios con prácticas responsables con el ambiente y la sociedad.

Mostrar más

José Mazuelos

José Mazuelos, EHS Manager Siemens Perú y Ecuador

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba