EntrevistasSustentabilidad
Tendencia

“La sostenibilidad está integrada al crecimiento de Coca-Cola”

Sandra Alencastre, directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, conversó con EYNG.

Sandra Alencastre, directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, conversó con EYNG sobre la estrategia de la compañía en cuanto a sostenibilidad, además de cómo han afrontado la pandemia y el enfoque del negocio para este año y el 2021.

La sostenibilidad es un must para las empresas hoy en día. ¿Qué está haciendo Coca-Cola al respecto en el Perú?

Está en el corazón de nuestro negocio. Para nosotros la sostenibilidad es la forma en la que estamos concibiendo el crecimiento del negocio en los próximos años. A diferencia de otras empresas que ven a la sostenibilidad como el hecho de implementar proyectos de medio ambiente o de responsabilidad social, para nosotros está integrada al crecimiento de la compañía, en la forma en la que tenemos que hacer los negocios para poder subsistir por 134 años más en el mundo.

Sandra-Alencastre, directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú.

En ese sentido, tenemos el propósito como compañía de refrescar el mundo haciendo una diferencia positiva y duradera en el país y comunidades en las que estemos.

¿En qué áreas buscan marcar esa diferencia positiva?

La plataforma de sostenibilidad de Coca-Cola tiene tres grandes pilares en los que trabajamos junto con nuestros socios embotelladores –que en Perú es Arca Continental Lindley­–, ONGs, la academia y el sector público.

El primero es el pilar de Bienestar, en donde enfocamos todos nuestros esfuerzos de innovación para lograr que nuestros consumidores estén conformes con nuestros productos. El segundo pilar tiene que ver con el medio ambiente y cómo nos preocupamos por nuestros procesos productivos, con los impactos que podemos generar con nuestros empaques y con el uso adecuado del agua en el medio ambiente.

El tercer pilar tiene que ver con nuestra comunidad, en cómo hacemos, por ejemplo, para poder tener una comunidad más resiliente, que tenga mujeres más empoderadas y que sea más sostenible a lo largo de los años.

Cuéntame más sobre el trabajo que realizan para lograr el empoderamiento de la mujer.

Nuestro compromiso es empoderar a cinco millones de mujeres a nivel global al 2020. Se trata de mujeres que trabajan en nuestra cadena de valor. Para ello, a lo largo de estos años, hemos venido trabajando con diversos programas que tienen como foco realzar el rol transformador que tienen las mujeres la sociedad.

En el Perú trabajamos puntualmente con mujeres bodegueras y recicladoras, y  desde que iniciamos el programa en el 2011 hemos logrado empoderar a más de 30.000 mujeres a lo largo de nuestro país. La idea es contribuir con ellas para mejorar su situación económica a través de herramientas que les permitan salir adelante y las ayuden a tener independencia económica.

Acuerdo de Producción Limpia

Recientemente fueron reconocidos por el Gobierno por ser una de las primeras empresas que cumplieron al 100% con el Acuerdo de Producción Limpia. Cuéntanos al respecto.

En el 2018, Coca-Cola, junto con nuestro socio embotellador, fuimos las empresas que por primera vez en el Perú celebramos ese acuerdo. Recuerdo que ese año buscábamos una forma de fortalecer la cadena de reciclaje que tenemos en el país, y encontramos que existía el mecanismo de acuerdos voluntarios de producción limpia en nuestra regulación, pero que hasta ese momento ni las autoridades los habían impulsado, ni ninguna empresa se había animado a firmarlos voluntariamente.

Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley fueron las primeras empresas en recibir el sello de reconocimiento por cumplir con el 100 % de las metas del  Acuerdo de Producción Limpia.

En febrero de 2018, Coca-Cola lanzó Un Mundo sin Residuos, un compromiso global con el objetivo de recolectar y reciclar, para el año 2030, el equivalente a cada una de las botellas o latas que vende en todo el mundo; y encontramos que a través del Acuerdo de Producción Limpia podíamos aterrizar ese compromiso en el Perú. Así, firmamos este acuerdo y realmente no nos imaginamos el efecto tan positivo que esto ha podido generar en el Perú. Hoy hay muchas empresas que ya han celebrado y están celebrando sus acuerdos de producción limpia y están en camino del cumplimiento de sus metas.

¿Qué desafíos tuvieron que superar para llegar a las metas establecidas en el acuerdo y cómo lo hicieron? 

Nos comprometimos a tres grandes cosas. La primera es mantener el 25% de material reciclado en cada una de nuestras botellas, independiente de cuál sea la marca. Hoy un tercio de cada botella de Inca Kola, Coca-Cola, Fanta, Sprite u otra de nuestras marcas están hechas de material reciclado. No obstante, en el 2019 y en el cumplimiento de esa meta, nos dimos cuenta de que podíamos ir un paso más adelante y lanzamos la primera botella en el Perú hecha al 100% de otra botella.

La segunda meta fue sobre la retornabilidad de los empaques, tanto de vidrio como de plástico. Hoy cumplimos y sobrepasamos esa meta al punto que ya el 40% del volumen de nuestros empaques son retornables y, además, hemos hecho grandes esfuerzos, que implicaron grandes desafíos, para comunicarle a las personas que los empaques retornables nos siguen acompañando.

La tercera meta a la que nos comprometimos fue la de fortalecer la cadena de reciclaje. Ello fue también un gran desafío porque nos dimos cuenta de que teníamos, por un lado, que fortalecer a las asociaciones de recicladores que son informales y, por otro lado, también teníamos que fortalecer a las municipalidades, pues, de acuerdo a la forma en la que está contemplada la recolección de residuos en nuestro país, son las que tienen el rol de promover la recolección de los materiales que se puedan reciclar.

Entonces, allí nos trazamos la meta de celebrar cinco alianzas con municipalidades a lo largo del país y logramos seis. Además, también establecimos alianzas con otras empresas como ONGs, que nos han ido ayudando en el fortalecimiento de la cadena de valor del reciclaje.

Sostenibilidad en el chip de los colaboradores

¿Cómo trabajan en el aspecto de inculcar en el chip de sus colaboradores el hecho de que la sostenibilidad es indispensable hoy en día?

Desde diversas formas, pues en un inicio, hace unos cinco años, la sostenibilidad no era tan bien entendida a la interna y por diversas áreas. En algún momento la sostenibilidad fue vista como sinónimo de medio ambiente o de responsabilidad social. Ello nos llevó a recorrer un camino interesante junto con nuestros líderes.

En ese sentido, el primer cambio significativo para tener el concepto de sostenibilidad realmente integrado al crecimiento de nuestro negocio pasó por nuestros líderes globales. Entonces, el hecho de haber trabajado en un propósito como compañía, el hecho de haber trabajado para lograr la forma en la que queremos operar y que esto haya sido declarado por los líderes y trasladado a acciones concretas definitivamente aceleró el proceso de entendimiento por parte de todos los colaboradores.

¿Cómo trabajan la sostenibilidad a nivel transversal en la organización?

Realizamos trabajos multidisciplinarios entre todas nuestras áreas. Cuando lanzamos un proyecto, buscamos una innovación o realizamos un planeamiento, siempre está la pregunta “¿cómo estamos impactando en materia económica, social y ambiental?” y salen proyectos súper redondos en esos aspectos.

Por ejemplo, durante la pandemia lanzamos el programa Mi Bodega Abierta. Si bien este programa nació con el objetivo de ayudar a que las bodegas pudieran abrir y operar de manera segura, tuvo un impacto muy interesante en materia económica, social y ambiental. Económica, porque ayudamos a que los bodegueros a que no paren sus operaciones (y continúen vendiendo); ambiental, porque los equipos de protección –mascarillas y láminas para proteger sus vitrinas– que les hemos dado han sido 100% hechos con materiales reciclados tras recolectar más de 40.000 botellas en una etapa previa; y social, porque estos kits de protección fueron hechos por un emprendimiento llamado Waysted que en medio de la pandemia se animó a reconvertirse y a crear prototipos que pudieron hacer que estos kits de protección fueran una realidad.

Adicionalmente, a través de los kits CARE, que hemos desarrollado con CARE Perú; y con Wabi, que es una plataforma para que los bodegueros puedan tener un e-commerce –que también ha sido muy positivo durante esta etapa de pandemia–, hemos logrado también que la ayuda social (canastas de alimentos que promovimos desde Fundación Coca-Cola para las familias más necesitadas) pudieran ser articuladas con Wabi Pay por medio digital y pudieran ser canjeadas en las bodegas. Esto definitivamente ha tenido un impacto positivo, tanto en materia económica y social como ambiental.

Esto son ejemplos de cómo concebimos todas las acciones en la compañía independientemente de cuál sea el área que las promueva o las impulse.

 Buenas prácticas “made in Perú”

¿Cómo funciona el engranaje entre Coca-Cola matriz y sus filiales en cuanto a las buenas prácticas? ¿Hay iniciativas de buenas prácticas creadas en el Perú que se han replicado en otros países?

Es una relación bastante fluida. Gracias a la tecnología hoy se comparten de manera más rápida las mejoras prácticas. Tenemos a la interna un programa que funge como una red social que nos permite fluir con la información; y te cuento, muy orgullosa, que en los últimos dos años el Perú ha lanzado mejores prácticas que han sido replicadas ya en otros países. Una de ellas fue la creación de una botella hecha 100% de otras botellas. Esta innovación fue peruana y fue la primera en Sudamérica y la tercera en el mundo en tener estas características.

El programa Bodegas sin Residuos fue diseñado en Coca-Cola Perú y ya se aplica en Brasil y Centroamérica. Pronto se hará lo propio en otros países de la región.

Se trata de un trabajo muy bien enfocado que, a través de tecnología peruana, nos permitió ampliar la cantidad de botellas recicladas de nuestro portafolio de bebidas buscando que las botellas de plástico sean siempre un insumo para crear otras botellas y que dejen de ser residuos. De esta manera, al ser insumo, estas botellas tienen un valor y así se fortalece también la cadena de reciclaje. Actualmente, Bolivia y Centroamérica han lanzado su primera botella hecha 100% con material reciclado con todos los aprendizajes que nosotros como equipo en el Perú hemos podido tener y esto ha sido una mejor práctica que se ha compartido a nivel global.

Sandra Alencastre afirma que la sostenibilidad está en el corazón del negocio de Coca-Cola.

Otro programa que se ha compartido a nivel global es Bodegas sin Residuos. Este fue lanzado en Ica en el verano de este año y parte también de la lógica de cómo podemos cumplir nuestro compromiso para un Mundo Sin residuos, que busca que al 2030 podamos reciclar y recolectar el 100% de nuestros empaques y que podamos tener por lo menos un 25% de las botellas que vendamos hechas de otras botellas.

En esa línea, trabajamos pensando que tenemos más de 300.000 puntos de venta a lo largo del país y esto representa la oportunidad de poder crear en cada bodega un espacio de recolección de botellas para que el bodeguero pudiera ser un actor relevante en la comunidad, no solo por abastecer a los vecinos, sino también por brindar la oportunidad de mejorar sus hábitos y costumbres a través de tener, por ejemplo, un punto de reciclaje.

Este proyecto contó, además, con la intervención de los recicladores y de Pachapp, que son unos emprendedores iqueños que lanzaron una APP que conecta a empresas con asociaciones de recicladores formales. Pachapp nos ayudó con la dinámica de la recolección de las botellas que se iban acumulando en  las bodegas que habíamos elegido. Paralelamente, incentivamos a los consumidores a que pudieran participar de esta recolección de botellas a través de un sorteo, de modo que si llevabas a la bodega tres botellas para reciclar participabas en el sorteo de un scooter eléctrico.

A través de este proyecto tienes también un impacto ambiental, pues logras que menos botellas contaminen el mar u otros espacios, además de un gran impacto social porque a través de esta dinámica le estás dando mayor trabajo a los recicladores y también a los emprendedores sociales que crearon este aplicativo que el bodeguero utiliza cada vez que necesita que el reciclador lo visite para que recolecte las botellas que le han dejado. Bodegas Sin Residuos se está replicando en Centroamérica, Brasil, y pronto en otros países de Sudamérica.

Comentaste cómo manejan el tema de la igualdad de género a la externa. ¿Cuéntame cómo lo manejan a la interna?

Para Coca-Cola la mujer tiene un rol transformador y así lo vivimos a la interna y a la externa. Para nosotros el aporte que hace la mujer dentro de nuestros equipos y en nuestra vida diaria es muy significativo. Las mujeres juegan un rol transformador en la economía global, en las ideas que pueden traer y Coca-Cola tiene el compromiso de reforzar el talento femenino.

A la fecha, el 61% de los colaboradores de Coca-Cola Perú son mujeres. A nivel regional, el 63% de los puestos gerenciales de la compañía son ocupados por mujeres.

Desde hace varios años trabajaron bien enfocados en empoderar a las mujeres de la compañía. Sin embargo, esta estrategia ha migrado a promover espacios inclusivos de todo tipo y no solo por género. En ese sentido, te diría que más que enfocarnos en el rol de género, en Coca-Cola a nivel global ya desde hace varios años entendemos el concepto de inclusión y diversidad como algo más amplio.

En cuanto a la presencia de la mujer en Coca-Cola, a la fecha el 61% de los colaboradores en el Perú somos mujeres y dentro de nuestro directorio local somos 50% mujeres y 50% hombres. A nivel regional, el 63% de los puestos gerenciales son ocupados por mujeres. Esto nos indica que existe un importante avance en la captación, retención y desarrollo del talento de la mujer no solo en equipo, sino también en puestos de liderazgo y es, de esta manera, en la que en Coca-Cola concebimos la importancia y el rol que debe tener la mujer en la compañía, pensando en la sostenibilidad del negocio, sin duda.

Colaboradores y pandemia

Hablemos de la pandemia. ¿Cómo ha afrontado Coca-Cola el embate de la COVID-19 de cara al manejo de los colaboradores y protocolos sanitarios?

Como compañía global tuvimos la suerte de poder tener de primera mano el aprendizaje de lo que estaba sucediendo en Coca-Cola China. Por ello, desde un primer momento a nivel regional pudimos trabajar desde casa. Ya teníamos el home working como uno de los beneficios de los trabajadores, pero, tras lo acontecido en China, a nivel regional nos pusimos la tarea de testear cómo nos iba si trabajábamos dos semanas completas desde casa. Luego de eso llegó la pandemia al Perú. Digamos que la pandemia nos cogió con una práctica ya un poco más aceitada que si no lo hubiéramos tenido antes.

A nivel de protocolos, también nuestro socio embotellador Arca Continental pudo trabajar, de manera muy rápida y con aprendizajes de otras partes del mundo, protocolos bastante estrictos sobre cómo manejar la producción en las plantas, ya sea en la desinfección de las personas al momento de entrar  y todos los cuidados que se tuvieron que generar para que haya distanciamiento entre las personas y reorganizar el trabajo en las líneas. En suma, nos ajustamos a los protocolos locales, pero también globales, los cuales teníamos bastante estandarizados al momento que ocurrió la pandemia.

¿Cómo han trabajado desde el área de RR.HH. para que los colaboradores sobrelleven esta nueva forma de trabajar tanto en el ámbito psicológico como en el productivo?

Al inicio de la pandemia y después de las grandes noticias desde China, nuestro presidente global James Quincey nos dio un mensaje en el que nos pedía a todos los líderes enfocarnos en nuestros colaboradores, en cómo están y cómo se sentían y, a partir de eso, se desplegó toda una estrategia para poder enfocarnos de manera muy cercana en cómo cada uno de los integrantes de nuestros equipos estaban viviendo su día a día. Para ello, organizamos rutinas nuevas, tanto de los equipos como de nuestros líderes, para compartir incluso qué era lo que estábamos viviendo.

Adicionalmente a las rutinas que nos permitieron conectar muchísimo más con cómo estaba viviendo cada persona su propia experiencia, también tuvimos un programa de apoyo más psicológico enfocado en la salud mental y en el bienestar de todos nuestros colaboradores. Este incluía desde clases de entrenamiento online, ya que no se podía utilizar el gimnasio de nuestra sede corporativa, y consultas nutricionales hasta charlas médicas en la que un médico epidemiólogo despejaba todas las dudas que podíamos tener en relación a la COVID-19, a los protocolos y a todas las dudas y noticias que se han ido presentando a lo largo de esta pandemia.

También tuvimos la suerte de tener algunas charlas de personas que nos inspiraban mucho, como Vania Masías, por ejemplo. Ello con el objetivo de inspirarnos con su resiliencia y  para poder enseñarnos desde otras perspectivas sobre cómo las personas, desde otros sectores, estaban afrontando la pandemia. Eso nos ayudó mucho a acercarnos como equipo y, sin duda, a poder tener el espacio y la confianza como para levantar la mano cuando necesitábamos un día libre o cuando no podíamos participar en una reunión o cuando necesitábamos más tiempo para organizarnos en casa.

¿Cómo han tomado todo esto los colaboradores?

Ha sido súper positivo. De hecho, los ratios de engagement con la compañía se incrementaron considerablemente. A nivel interno, realizamos encuestas cada tres meses para medir el clima y la cultura. Una pregunta que realizamos a nuestros colaboradores y  que para nosotros es clave es “¿recomendarías a tus familiares o amigos trabajar en esta compañía? ¿Si o no?”. Y más del 80% respondieron que sí lo recomendarían.

Por experiencia de cómo lo vivo con el equipo, pero también como líder, te puedo decir que en la etapa de pandemia incorporamos muchas herramientas que ya se tenían, pero, sobretodo, lo más importante, desde mi punto de vista, fue que los líderes pudieron tener esa cercanía con todos los equipos. Nuestro gerente general llamaba a todas las personas de la compañía para saber cómo estaban y ver si podía ayudarlos en algo. Eso, sin duda, te habla de la calidad humana de las personas.

Bebidas y salud

En los últimos años Coca-Cola ha trabajado mucho en el tema de disminución de azúcares en sus productos y promover un menor consumo de bebidas azucaradas. ¿Cómo han avanzado en ese aspecto?

Hemos trabajado esos cambios bajo nuestro pilar de bienestar. Como Coca-Cola, nuestro papel es liderar las transformaciones de las que queremos ser parte. En ese sentido, venimos trabajando hace ya algunos años para ofrecerle al consumidor la opción de bebida que necesita para refrescarse en el momento que quiera. Así, la compañía pasó de ser una empresa de gaseosas a una empresa total de bebidas. Esto significa que hemos ampliado considerablemente las categorías de bebidas que ofrecemos en nuestro portafolio. Hoy, además de las gaseosas –que fueron los primeros productos que la compañía vendió– tenemos aguas de distintos tipos, jugos y bebidas de semillas como de almendra o coco. Asimismo, hemos incursionado en el sector de café y el año pasado adquirimos Costa Coffee. Además, tenemos una línea de jugos orgánicos y de lácteos en otros mercados de la región.

Coca-Cola fue de las primeras empresas que puso octógonos en los envases de sus bebidas. Lo hizo cuatro meses antes de que fueran obligatorios.

Entonces, hemos venido ampliando la categoría de bebidas que tenemos en nuestro portafolio; y al mismo tiempo promovemos que los consumidores puedan encontrar dentro de una marca que pueda ser Coca-Cola o Inca Kola, por ejemplo, distintas opciones, vale decir con azúcar, sin azúcar o con menos azúcar. Así, el consumidor realmente puede encontrar la bebida de su preferencia en el tamaño y con los niveles de azúcar que más se ajusten a su estilo de vida. De hecho, hemos lanzado hace un par de años formatos mucho más pequeños que también ayudan a las personas que quieren moderar el consumo de sus bebidas favoritas en bebidas con y sin azúcar. Incluso, la disponibilidad de nuestros productos sin azúcar ya llega a muchas zonas de nuestro país.

Asimismo, promovemos un consumo consciente no solo de la bebida que estas tomando, sino de los ingredientes que estas tienen. Por eso es que, incluso, Coca-Cola fue de las primeras empresas que puso los octógonos en los envases de sus bebidas. Lo hizo cuatro meses antes de que fueron obligatorios. Creemos que los octógonos dan información adicional a las personas y nosotros como compañía promovemos que pueda tener la información necesaria para poder consumir de manera consciente y, además, sea consciente de los efectos que generan los empaques de los productos que toman.

Por ello, para nosotros ha sido algo súper positivo que los ministerios del Ambiente y de la Producción nos otorguen el sello de reconocimiento por Producción Limpia porque significa que nuestros empaques a diferencia de otros en el mercado realmente tienen un menor impacto ambiental porque incorporan material reciclado en cada botella y porque ayudan a que el consumidor pueda tomar decisiones más conscientes.

Finalmente, cuéntanos sobre los planes y metas de la empresa para este año en el país.

Este año tenemos el compromiso de fortalecer nuestra cadena de valor, de fortalecer el trabajo que venimos haciendo con los bodegueros para mejorar su competitividad. Por ejemplo, a través de Wabi hemos logrado que los bodegueros puedan crear sus propios e-commerce y que se digitalicen y se formalicen.

Sabemos que el 2021 es un año clave en materia económica y en ese contexto es importante que como empresa grande podamos seguir fomentando el empleo formal y que nuestra cadena de valor sea formal y que crezca para que todos podamos recuperarnos juntos de los efectos que está dejando esta pandemia en todo sentido. De hecho, lanzamos una plataforma llamada Juntos hacemos la diferencia y que incorpora a nivel regional todas las acciones que estamos haciendo con bodegueros y recicladores.

También nos vamos a seguir enfocando en la reactivación progresiva del reciclaje. Los recicladores fueron muy afectados con la cuarentena. Ellos tienen un trabajo de subsistencia diaria, y nosotros desde el primer momento, bajo esta idea de fortalecer nuestra cadena de valor, pudimos apoyarlos con ayuda humanitaria, como alimentos de primera necesidad, y kits de protección, con apoyo de Fundación Coca-Cola también.

Finalmente, nos enfocaremos en seguir desarrollando el home delivery que lanzamos con Arca Continental Lindley para que nuestros productos puedan llegar a los hogares. Lanzamos este canal de ventas inicialmente en Lima y hoy ya estamos en las regiones del país y creemos que hay un espacio de crecimiento interesante allí de cara al próximo año. Esas son las tres grandes cosas en las que nos vamos a enfocar este año.

El próximo año seguiremos con los planes que tenemos de lanzamiento de nuevas bebidas y de nuevos formatos. Por lo pronto, este año, en medio de la pandemia, lanzamos Fanta en empaque retornable y nos ha ido muy bien. Estos empaques no solo tienen un menor impacto ambiental sino también un menor precio. Hoy empaques retornables son los que han tenido mayor aceptación, pues conectan con la difícil situación económica que estamos viviendo.

Mostrar más

Fernando Chevarría

Director de EYNG - Estrategias y Negocios. Comunicador con más de 20 años de experiencia en medios líderes como RPP, El Comercio y Canal N, en el Perú; y El Economista (España); y fue director de la edición internacional de América Economía. Posee una especialización en Periodismo Económico Financiero por la Universidad de Columbia (Nueva York) y un MBA por la Universidad de Barcelona (España). Es experto en comunicación estratégica y director fundador de Perú Content Lab, agencia de gestión de contenidos, estrategia digital y social listening.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba